Diario de la guerra civil española

(1 valoración de cliente)

24,00  IVA incluido

“Siempre es constructivo evidenciar la verdad de que los auténticos héroes no son estatuas de piedra, sino seres humanos que de vez en cuando incluso protestan.”

Categorías: , Etiquetas: ,

Descripción

Diario de la guerra civil española es ¡sorpresón! un diario de la guerra civil española que llevó durante su estancia en nuestro país Alfred Kantorowicz (Berlín, 1899 – Hamburgo, 1979). Es la primera vez ¡sorpresón 2.0! que su obra se traduce al castellano.

En este libro, el escritor alemán, describe su papel como brigadista internacional dentro de una de las menos conocidas brigadas, Tchapaiew, conocida como el Batallón de las 21 naciones. Cruzaremos los Pririneos desde la Francia de los alemanes ya proscritos por los nazis para entrar en una guerra civil española en que muchísimos alemanes comunistas como Hans Beimler, Gustav Regler, Ludwig Renn se dejarían hasta el último aliento en defensa de la libertad y la democracia frente al fascismo. Recorreremos batallas en las que se cometen errores, nos reiremos de algunas estrategias propagandísticas y hasta tomaremos whisky con Hemingway.

Traducción de Vicente Abella Aranda

Notas de Marta Martínez Carro

 

ISBN: 978-84-948726-0-0

1 valoración en Diario de la guerra civil española

  1. Fernando Gabriel (propietario verificado)

    No solo estamos ante un relato sobre lo vivido y sufrido durante la guerra civil por Alfred Kantorowicz, sino ante el deseo de vindicación de unos pueblos injustamente juzgados en su totalidad por los crímenes cometidos por quienes los tenían sometidos. Y es que, a lo largo de la obra, se nota la frustración de quien se siente juzgado por ser de una determinada nacionalidad (alemán) cuando había arriesgado su profesión y su vida por defenderse de quienes sometían a su país. Kantorowicz pone de manifiesto en numerosas ocasiones cuáles son sus motivos de unirse al bando republicano español: combatir el fascismo allí donde se presente, combatir a quienes habían destruido su país, y demostrar cuan equivocadas están las personas que juzgan a otras por su nacionalidad.

    Alfred no solo lucha por la reinvindicación del pueblo alemán antifascista, sino por otros tantos pueblos europeos, como pueden ser el italiano, que estaban cargando injustamente con el estigma del fascismo que asolaba sus tierras. Esto es algo que se nota claramente en numerosos pasajes del libro, donde vemos como un hombre sosegado y cauto como parecía ser Alfred, se indignaba rápidamente, y con razón, cuando veía alguno de estos comportamientos entre el bando antifascista o cuando la nacionalidad de algunas personas despertaba desconfianzas o reticencias.

    Creo que es un mensaje que no debemos perder de vista, puesto que hoy en día, año 2020, estas reticencias y desconfianzas totalmente injustificadas en base a la nacionalidad de las personas, aún siguen muy vigentes, y mientras algunas han perdido fuerza, otras la han ganado.

    Obviamente, la obra no va sobre eso, aunque he creído que merecía la pena destacar esta intencionalidad por parte del autor, porque para él fue importante en la época, y porque necesitamos tenerlo presente en la que vivimos.

    Kantorowicz narra con total transparencia y detalle su paso por las diferentes unidades del bando republicano. No es una narración fría y matemática, sino un análisis humano de lo que está viviendo con sus compañeros y compañeras, es decir, estamos viviendo sus días y meses a través de sus notas.

    Todo queda reflejado en ellas, el amor entre compañeros de batalla, compañerismo, penurias, sentimientos más primarios como el hambre o el sueño, y, sobre todo, el miedo. Desde su componente más básico (miedo a morir), hasta su componente más existencial (el miedo a que el fascismo se hiciera con el país y que trajera décadas de terror e involución).

    Además, destaco la poca importancia sobre si mismo que refleja Kantorowicz en estas notas pasadas a libro. Sabemos algo de su personalidad por su comportamiento y relaciones sociales con el resto de protagonistas del libro, pero rara es la ocasión en la que razona sobre sí mismo. Todas las personas que pasan por sus notas adquieren un protagonismo muy grande, imagino que por su deseo de honrar a tantas bellas personas con las que ha compartido un infierno y que, pese a que no pudieron evitar lo casi inevitable, pusieron la semilla para acabar con ello tarde o temprano. Cada una de esas personas que pasan por las notas de este libro tienen humanidad de sobra para honrar una novela entera. En mi caso, he anotado bastantes nombres (perdón, personas) que aparecen en esta obra y sobre las que siento la necesidad de saber más.

    La relación que tiene Alfred con cada una de estas personas es enternecedora. No solo con quien más lazos le unía, sino con quien tenía pequeñas o enormes diferencias. Porque, a estas alturas ya no nos sorprende, los autores y autoras publicados por esta editorial, además de su antifascismo, tienen algo en común: una gran capacidad para tender lazos, para intentar comprender a la otra persona. No buscan enfrentar en el diálogo a las primeras de cambios, sino que ves los grandes esfuerzos mentales que realizan para tratar de comprender otros pensamientos y así poder dialogar de verdad. Leo a Kantorowicz, pero parece que estoy leyendo a una parte de Nico Rost o a una parte de Romain Rolland.

    Está claro que recomiendo mucho este libro, y cualquiera relacionado con este autor. Le debemos mucho, no solo por arriesgar su vida para plantar cara al fascismo de este país tras arriesgarla en el suyo (para algunas personas el concepto de país no existe a ciertos niveles), sino por los esfuerzos realizados para que el relato perviviera para la eternidad y, también, por demostrar que la nacionalidad es solo una palabra en un área plastificada, y que lo que importa es lo que haya escrito en rojo en un área de la persona que no vemos y que tenemos que hacer el esfuerzo de ver.

    Gracias a Kanto por querer hacer inmortal el relato, y a quien está detrás de esta editorial por cumplir ese deseo.

Añadir una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.