Un Goethe en Dachau, por favor.

Ciertamente Katixa de DeborahLibros y Tamara de Primera Página salieron en la radio en pleno agosto recomendando la lectura de Goethe en Dachau. (Gracias, queridas). Evidentemente, no podía, de ninguna manera, saber que la respuesta iba a ser tal. Pedidos vía web, de librerías con las que nunca hemos trabajado, pedidos de nuestras contralibrerías, reseñas en Instagram, Twitter, algún artículo que afirmaba que el libro era de 2018 (creo que se corrigió para los aficionados a las hemerotecas),… han pasado muchas cosas este último mes con respecto a ese libro. ¡Pardiez! ¡Si hasta ha habido gente que ha comprado otros libros de la editorial!

No estaba preparada para esto. Lo asumo y es enteramente mi responsabilidad. El hecho de no enviar libros a prensa, blogueros, booktubers,… ha hecho que me fuera imposible anticipar un impacto que desconocía. Por eso, el inventario de Goethe en Dachau era el normal para las fechas contando las reposiciones, ventas puntuales y los pedidos del Campo de concentración de Dachau.

Ahora mismo, los libros que quedan son los que están en las librerías y algunas están sin ejemplares. El hecho de que trabajemos facturando una vez al mes con nuestros compañeros libreros no nos permite saber al minuto quién tiene ejemplares, quién hace envíos,… Mi sugerencia es que contactéis con ellos y preguntéis. Los tenéis a todos aquí.

Por nuestra parte (más por la de Gabriel que por la mía porque estoy haciendo otros libros), estamos anotando ya los pedidos, todos, promesa de directora/dictadora/becaria. Habrá para todos pero, como imaginaréis, nuestras trincheras, que junto a los socios, son las que están día a día apoyando este proyecto con algo más de tres años de andadura, tienen preferencia absoluta. Pero anotar lo estamos anotando todo porque no hay nada que desee más que Rost llegue al mayor número de lectores posible.

¿Pero cuándo llegarán los libros?

Buena pregunta, sin duda. La previsión es que salgan de imprenta el 17 de septiembre así que si todo va bien irán llegando en los días posteriores a todos los que lo quieran, lo tengan reservado, etc. ¿Qué por qué “si todo va bien”? Aunque a alguno le pueda sonar a magia negra, los libros no se hacen solos ni los escribo uno a uno en casa. En las imprentas trabajan personas, en la imprenta con la que yo trabajo también. Mi gestor de producción, confesor y consejero desde el primer libro, tiene una punta de trabajo bestial, lidia con una avalancha de títulos para eso que llaman rentreé (por lo visto es justo lo que ocurre cuando acabas de leer toda la lista de “libros de verano” -no me preguntéis lo que es un libro de verano porque sólo saldrían palabrotas de mi boca-).

Imagino que el repartidor también debe estar agotado y ya sabéis que aquí no se machaca a nadie. No lo hago con traductoras, ilustradoras, calígrafo, libreras,… así que tampoco con los que preceden a ese punto, a las personas que trabajan igualmente para hacer los libros realidad y que también forman parte del ecosistema del libro. Que reentren todos los que quieran con todas esas novedades que os desean. Yo a eso no juego. Y no juego porque sé que muchas editoriales ponen mucho dinero encima de la mesa para que esté (leer con voz de magnate maligno) CUANDO YO DIGA. Hay cosas peores que no voy a exponer porque siento vergüenza ajena y sigo sin tener cartera para un buen abogado.

El 17 de septiembre tendremos nuevamente Goethe en Dachau pero si el hijo de mi gestor de producción (he visto fotos suyas desde prácticamente su nacimiento) pilla un constipado o se pincha una rueda de la furgoneta a medio camino o [insertad aquí cualquier cosa que le puede pasar a un trabajador en el ejercicio de sus tareas o en su vida personal] no voy a llamar a nadie metiendo prisa ni exigiendo nada.

Creo que E. y yo vamos empatados en las veces que me ha echado un cable con las que yo le he dado tiempos que otros ni se plantean, imagino porque no pasan por allí de tanto en cuando ni ven a las personas que allí trabajan. Yo lo hago tanto como puedo. Me gusta que nos veamos, hablemos y contarnos qué tal estamos.

Por cierto, ¿cómo estáis?

6 comentarios sobre “Un Goethe en Dachau, por favor.

  1. El libro es de 2016, pero estoy seguro que a ciertas personas y a mí, no nos importaría nada que fuese de todos los años…
    Por la necesidad de leerlo.

  2. Es muy bueno,yo lo he prestado y recomendado.
    No sé si quedará alguno en la librería La Vorágine pero la última vez que lo miré había al menos dos.

  3. Yo tuve la suerte de estar en la librería Primera Página, de que Tamara me lo recomendara, de que el libro estuviera agotado… y de que justo llegara el repartidor con la remesa nueva!! El primer libro que salió de la caja fue para mí, no quedaba más remedio. Y no me arrepiento.
    El libro es fantástico, de los que marcan. Se lo recomiendo a todo el mundo.

  4. Acabo de pedir el libro después de descubrirlo a través del hermoso libro de Irene Vallejo “El infinito en un junco”. Mi tío abuelo José María García-Miranda, teniente coronel de la República, estuvo en Dachau desde 1944 hasta la liberación del campo en abril de 1945 y fue uno de los pocos españoles que sobrevivió a esa experiencia. Dada su vocación literaria y su humanidad quiero pensar que pudo ser uno de esos europeos que participó con Nico Rost en el club de lectura de Dachau que este relata en su libro. Deseando recibir y leer el libro y suerte a esta editorial tan singular!

    1. ¡Qué maravilla, Enrique! ¿Sabes si estuvo en el campo principal o en un satélite de Dachau? Hubo muy poquitos que estuvieran en el central, la mayoría pasaron por allí sólo a la enfermería pero efectivamente era allí donde pasaba la mayor parte de su día Nico. Me encantaría saber más de tu tío abuelo, la verdad. Justo hace unas semanas estuve por tercera vez allí investigando precisamente a nuestros compatriotas.
      Ojalá te guste mucho el libro. Ya me contarás.

      Marta 🙂

  5. Después de tu correo de esta mañana leí la contestación a mi comentario en este blog y, ayudado por mi hija Irene y su insaciable curiosidad y buena organización, te enlazo aquí el artículo que mi hermano Rafael escribió en Diario.es para recordar parte de la historia de mi tío abuelo. El tema da para mucho más, de hecho mi hermano publicó hace años una suerte de ensayo-novela sobre la historia paralela de Jose María y de mi abuelo (y cuñado suyo) Guillermo Reinlein. El libro se titula “La suerte del otro” y lo publicó en 2005 la editorial Mandala. El enlace al artículo de Rafael: https://www.eldiario.es/zonacritica/Llueve-Dachau_6_394820559.html. Cuando lea el libro de Nico Rost espero que podamos seguir la conversación.

    Enrique

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.