Portada de Colás Breugnon

Como os contaba hace tan sólo siete días en cuanto a la portada de Clerambault, estamos trabajando mucho en la figura de Romain Rolland y pretendo que las novelas compartan una línea. Gracias a Aitor y Laia lo estamos consiguiendo.

De Colás Breugnon os puedo anticipar que sigo sin explicarme cómo no acabó siendo excomulgado el escritor francés. Imagino que, por la época (1913) el Vaticano andaría muy ocupado con tanto escrito revolucionario y tanta mujer pidiendo el voto como para fijarse en un Nobel de Literatura que aún no lo era y que ponía en boca de un tal Breugnon palabras que no creaban sentencias o, si lo hacían, dejaban sobrado margen a las preguntas y el debate.

Este reto no ha sido nada fácil, la verdad. Creo que Laia ha hecho un trabajo exquisito. Mi duda es, ¿a dónde nos llevará el humo?

Aunque la pregunta importante en estos momentos sea… ¿gusta?

Ago, 27, 2018

  Blog

2