Los reyes son los padres: Comprar libros en Navidad

Librería Synusia (Terrassa)

Librería Primera Página (Urueña, Villa del libro)

Queridos y queridas personas que leen, tengo la enorme convicción de que los reyes magos son los padres. Por eso escribo este post. Para poner algunas cosas del mundo del libro sobre la mesa y estéis informados aunque, como discípula del libre albedrío, cada uno actuará después como mejor le parezca. Simplemente recordar que todo es política y todas nuestras decisiones tienen consecuencias. Que luego todos lloramos cuando se cierran librerías o editoriales.

Librería La Otra (Valladolid)

El agente secreto (Úbeda)

Cosas a saber del mundo del libro:

1. El precio de los libros NO los marcan los libreros sino las editoriales. Eso es así por ley.

2. Si grandes superficies ofrecen descuento sobre los libros es porque renuncian a una parte de sus beneficios. La editorial y la distribuidora (de haberla, que en casi todos los casos la hay, no suelen renunciar a su margen de beneficio).

3. El margen habitual de beneficio de un librero sobre el libro es del 30% de su precio. Aunque parezca mucho, hay que comprender que con ello deben pagar alquileres, luz, sueldos,… así que conseguir que una librería independiente sea sostenible requiere un trabajo hercúleo por parte de quienes la dirigen.

4. El mundo del libro, por romántico que nos parezca a todos los que lo amamos, es duro, durísimo. Y no, no tenemos tiempo ni unos ni otros para leer todo lo que querríamos. Tanto las pequeñas editoriales como librerías independientes somos la parte más débil del ecosistema y del sistema comercial en general porque una mayoría de seres vivos de este país se da cuenta de que necesita algo para ayer y somos humanos (NO TENEMOS SUPERPODERES aunque a veces nos veáis haciendo cosas increíbles). De hecho, en el mundo del libro independiente se llora. Se llora mucho pero de puertas para adentro porque en el fondo si seguimos en la trinchera es porque confiamos en cambiar un poco el mundo.

Letras Corsarias (Salamanca)

La Caníbal (Barcelona)

¿Cuándo comprar los libros que quiero por Navidad?

1. AHORA. Es el momento en que las librerías están repletas de lo que las editoriales han preparado para la campaña navideña. También han repuesto los libros que consideran que hay que leer.

2. Saca a relucir esa lista de libros que has ido apuntando o fotografiando en librerías y repártela entre las personas que te vayan regalar cosas. Sé que es un shock pero los reyes magos son los padres.

3. Recuerda dar datos en tu lista: Autor, título, editorial e incluso el precio. Así ayudas a tus familiares y amigos a saber cuánto pueden asumir de la lista y evitas a los libreros el tener que descifrar cuestiones como “busco ese libro de portada azul”. Son libreros, no adivinos.

4. Si el librero no tiene el libro ahora, le estás dando un tiempo considerable para conseguirlo. Eso no significa que lo vaya a lograr pero podrá decirte si sí o si no. (¿Por qué puede suceder que no lo consiga? Pues porque las grandes distribuidoras y cadenas libreras piden cantidades ingentes de los títulos que se supone que todos van a pedir y hace que los pequeños muchas veces se queden sin opción a reponerlos a tiempo).

5. Si no tienes la inmensa suerte de que en tu pueblo o ciudad exista una librería independiente ¡INVESTIGA! y conduce o ve en tren/autobús/… hasta una. Llámales para consultarles si hacen envíos,… Internet no sólo sirve para el porno y el onanismo del yo.

6. En caso de que vayas a comprar en librerías independientes o directamente a las editoriales mediante su página web, es preferible que a partir de hoy inviertas un poco más y pagues para que el envío sea por correo certificado. Correos (que no es mundialmente conocido por su eficacia) se satura en estas fechas y es preferible saber cuándo llegará y tener un número de seguimiento.

Katakrak (Pamplona)

Noski (Rentería)

¿Dónde comprar?

Hay muchísimas librerías a las que ir a comprar PERO, en realidad, NO. Lo que hay son muchos lugares donde se venden libros. Y NO, no tenéis prisa por comprar un buen libro. Pensadlo un segundo. Si un libro ha sido descubierto o editado por primera vez en veinte, cuarenta, cien años y no sabíais de su existencia NO necesitáis tenerlo al día siguiente. Es más, los buenos lectores tenemos tal cantidad de libros pendientes por leer en casa que es sumamente dudoso que, además de necesitarlo al día siguiente, lo vayáis a empezar a leer al día siguiente.

1. Evitar Amazon es casi una necesidad. Sus políticas laborales son esclavistas. No me invento nada, buscad en san google y encontraréis muuuuchos artículos que lo certifican. Esto afecta también a Iberlibro y Abebooks que son propiedad de Amazon. Una buena plataforma de compra para libros de segunda mano es Uniliber, que es propiedad de los libreros de segunda mano.

2. NO comprar libros en El Corte Inglés o Carrefour. ¿En serio vas a comprar libros en el mismo lugar donde compras los flanes? Si es así, replantéate si eres un buen lector o una persona que lee lo mismo que todo el mundo porque, en tal caso, estás igual de aborregado que la gente que está pegada todo el día a la televisión. Esas superficies tienen lo que lee todo el mundo así que no esperes que leer lo que ofrecen te haga mejor persona. Hay que leer buenos libros, incluso libros que te lleven la contraria, para que tu cerebro esté bien fundamentado y no seas un cuñao de barra de bar y palillo en boca.

3. Tampoco son recomendables Fnac o Casa del Libro. El primero trabaja con unas condiciones porcentuales que hace que dejar un libro allí sea hacerlo para no recuperar nada de lo invertido en él, es lo que yo llamo un mataeditoriales. Si entráis en san google también averiguaréis cosas interesantes sobre sus condiciones laborales que igual os hacen reconsiderar que no es tan cool como parece. Casa del Libro es propiedad de Espasa que a su vez es propiedad del grupo Planeta. Por tanto, los Premios Planetas (uno de esos premios que se fallan, no se otorgan) o cualquier cosa de su grupo o de Penguin Random House Mondadori estará en enormes torres que te harán creer que eso es lo que hay que leer (recordar el punto 2 sobre el asunto) e invisibilizar a los pequeños en sus estanterías, donde pocos se atreven a intentar encontrar algo y menos en Navidad cuando todo el mundo va con prisas y quiere suicidarse de lo harto que está del resto de la Humanidad. Por cierto, tú eres el gilipollas de alguien así que un poco de civismo y paciencia (especialmente con la gente que está de cara al público que no tiene la culpa de que los poderosos de verdad no amplíen plantilla porque les sale mejor explotar a la que ya tienen y, en el caso de las librerías independientes, POR FAVOR, hacen mucho más trabajo del que se ve: stocks, facturación, pagos, ferias, presentaciones,… y a estas alturas del año están exhaustos).

4. PUNTO AÑADIDO A PETICIÓN DE VARIAS LIBRERAS: Si la hora de cierre es a las 20:00 o las 20:30, no os quedéis hasta las 21:00 o 21:30 en la librería. Insisto, las libreras, como toda la gente que trabaja de cara al público, son seres humanos con sus derechos, cansancios, familias, SON PERSONAS ¡¡SORPRESÓN!!

Librería Brontë (Irún)

¿Qué comprar?

1. Los buenos libros implican mucho trabajo y no salen como por arte de magia de las imprentas. Las editoras trabajamos en ellos y no salen hasta que creemos que están listos. Eso, OJO, no evita que no puedan tener erratas. Los libros se revisan tantas veces que al final nos los aprendemos de memoria, nuestros recursos son limitados. Comento esto porque parece existir una tendencia a perdonar traducciones desastrosas u erratas tremebundas a grandes y/o grupos editoriales pero parece que los pequeños no tenemos margen para la errata. Yo he aprendido a amar el error aunque mis rabias y llantos me ha llevado llegar a este punto. Agradezco y agradeceré eternamente que me mandéis mails y mensajes con las que encontréis, como todos los pequeños, porque cientos de ojos ven más que dos, cuatro u ocho.

2. Los libros NO son caros. Hay que aprender a diferenciar entre precio y valor. El valor de un libro como, por ejemplo, Los miserables, Guerra y paz,… supera con creces su precio. Pasa un tiempo en tu librería y mira si el libro tiene un buen papel, si la portada está sacada a precio de saldo de un banco de imágenes o es una imagen sin derechos, si ha tenido ayuda o no para su traducción,… Si no sabes distinguirlo, pregunta al librero y te dirá si es un buen libro y si te están estafando o no. Hay libros que son buenos cuya relación calidad/precio está compensada ¡EXISTEN! Es algo que NO suelen hacer los grandes y/o grupos editoriales que, para empezar, muchas veces coaccionan a impresores marcando qué precio van a pagar por su producción, lo que en mi casa se ha conocido desde siempre como abuso de poder. Quien tiene que determinar el valor que tiene su trabajo y, por tanto, cuál es el precio, es el impresor (así como el resto de personas implicadas en un libro) y no la editorial. Cuestionar el precio del trabajo ajeno, amiguitos, es feo.

3. Hay MUCHAS novedades pero los clásicos son necesarios SIEMPRE. Las reediciones también porque pueden aportar datos o cuerpos críticos que te hagan mejor. Tener títulos repetidos NO es malo.

4. NO es necesario comprar libros nuevos. Las librerías de segunda mano tienen verdaderas maravillas y también ellas necesitan subsistir, son guardianes de la Historia de la Literatura. Por extraño que les pueda parecer a vuestros regaladores, un libro de segunda mano puede hacer a un buen lector la persona más feliz del mundo y encontrar en ellos objetos como bonobuses del año 1985, billetes de tren en pesetas que alguien usó como marcapáginas, ediciones erradas (si alguien encuentra un ejemplar de aquella primera edición de Cien años de soledad en la que el impresor se equivocó y puso una E del revés, le prometo amor eterno) o dedicatorias que pueden hacer volar tu imaginación.

5. Déjate aconsejar por los libreros. Ellos viven continuamente rodeados de libros. Si no tienen el libro que hay en tu lista, igual te ofrecen algo que no tenías ni la más remota idea de que existía y puede convertirse en el libro de tu vida. Hay unas dos mil editoriales independientes en este país, es imposible que conozcas todo lo que te pueden ofrecer. Por tanto, deja un hueco en tu lista para “el libro que te recomiende el librero tras enseñarle mi lista”. Si ya lo tienes lo podrás cambiar, regalar a otra persona con la que luego podrás hablar sobre él o donarlo a una biblioteca para los que no pueden invertir dinero en libros tengan la opción de acceder a ellos.

Tobacco Days (San Sebastián)

Nov, 27, 2017

 
  Blog

14